En Australia, un comisario de policía de Nueva Gales, propuso la creación de una aplicación para teléfonos móviles con el fin de registrar el consentimiento explícito necesario para mantener relaciones sexuales. Su pensamiento es que si el consentimiento no está registrado, la víctima tendría una prueba que respalde su denuncia por violación.

Sin embargo, la herramienta podría convertirse en un arma de doble filo, según otras activistas de defensa a la mujer. La aplicación podría cruzar la línea entre el bien y el mal, si el abusador obliga a su víctima a registrar su consentimiento, aunque esto no sea cierto.

«Necesitan una ley del consentimiento y una mejor educación, pero no una aplicación», dijo Jenny Leong, miembro del partido verde. La directora del servicio para la Seguridad de las Mujeres en Nueva Gales del Sur, Hayley Foster, también sumo su punto negativo al proyecto.

El comisario insiste que su objetivo es normalizar el consentimiento explícito y hacer que las denuncias tengan consecuencias tangibles para los acusados. Según datos estadísticos, solo10% de los 15.000 casos de abusos sexuales, que se registraron en Australia en 2020, terminaron con cargos policiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com