El martes, la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictaminó que las estrictas leyes sobre el aborto de El Salvador violan los derechos humanos. En concreto, se trataba de un caso de 2008 en el que una mujer fue encarcelada y murió por violar las estrictas leyes sobre el aborto.

¿Qué pasó en 2008 en El Salvador?

En 2008, un tribunal del estado centroamericano condenó a una joven, conocida sólo como Manuela, por asesinato con agravantes.

La mujer, que entonces tenía 31 años, había sufrido una emergencia obstétrica y su hijo no nacido murió. Manuela vivía en una zona rural de El Salvador. Después de la emergencia fue a un hospital y allí fue tratada. Al descubrir el personal del hospital que la mujer había dado a luz recientemente, denunciaron el incidente a la policía, que irrumpió en la casa de la mujer y encontró el cadáver de un recién nacido en una fosa séptica.

Manuela fue condenada a 30 años de prisión por asesinato con agravantes. Sin embargo, murió en prisión sólo dos años después. Mientras estaba detenida, se le diagnosticó un linfoma de Hodgkin, del que murió en 2010 debido a una atención médica tardía e irregular.

La sentencia judicial

El tribunal dictaminó que El Salvador había violado la libertad personal de Manuela, las garantías legales de igualdad ante la ley, el derecho a la vida, la integridad personal, la intimidad y la salud.

Como resultado, el tribunal condenó al país a pagar daños y perjuicios a los hijos de Manuela y a elaborar un protocolo para casos similares.

La legislación sobre el aborto en El Salvador: Una de las más estrictas del mundo

El Salvador, archi conservador, es mundialmente conocido por sus estrictas leyes sobre el aborto. Los abortos están estrictamente prohibidos e incluso los abortos espontáneos suponen, como mínimo, prisión preventiva para las mujeres o incluso, como en el caso de Manuela, acaban en condenas devastadoras. No son infrecuentes las penas de prisión de entre 30 y 40 años.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com