Danii Banks, una reconocida influencer con más de 6 millones de seguidores en redes sociales, contó el calvario que vivió tras someterse a varios operaciones de aumento de glúteos que terminaron empeorando su aspecto. Presuntamente, la modelo estadounidense habría recibido sus primeras inyecciones de hidrogel en el 2014 por el valor de 3.000 dólares. En total, ha gastado más de 8.000 dólares.

Dani confesó en el programa “Chapuzas estéticas” que para tratar de evitar más gastos, para su última intervención acudió a un spa clandestino en un sótano. Allí le hicieron un agujero en cada muslo y llenaron un par de jeringuillas grandes que luego aplicaron en sus nalgas.

“Eso no era hidrogel. El hidrogel siempre viene ya preparado, no hace falta llenar las jeringuillas. He visto de todo: suministros de fontanería, hormigón, plástico, silicona ilegal. Nunca sabes lo que es pero, si no esta aprobado medicamente, no debería ser usado y casi siempre el resultado es un desastre”, le aclaraba el doctor Doctor Dubrow, protagonista del reality televisivo.

Por ahora, la recomendación es que no trate de arreglar sus glúteos, debido a que se desconoce la sustancia que podrían haberle introducido. Además, el doctor, explicó que hay una distancia muy corta entre los vasos sanguíneos de las nalgas y la vena principal, por lo que si llegara a colarse un poco de grasa de esa área, podría ir a parar a los pulmones y causar la muerte.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com