Bashir Mukaire, estuvo de fiesta en el distrito de Bugweri, ubicado en el este de Uganda, el pasado lunes 17 de marzo, sin saber que sus intenciones de no dormir en casa lo llevaría a un final fatal. Su esposa, Asifa Nakagolo, de 38 años, espero pacientemente que volviera y le desgarró el pene de un mordisco.

Asifa, creía que su hombre había dormido con otra mujer, por lo que tomó venganza contra él. Al parecer Bashir tenía dos esposas, y la otra, que no era Asifa, estaba embarazada y por ello quiso pasar la noche con ella. Un vecino habló con la pareja tras enterarse de lo que pasó y les recomendó acudir al hospital antes de que Bashir muriera desangrado.

El hombre, de 45 años, que aún está luchando para sobrevivir, no podrá tener relaciones sexuales y tendrá que orinar a través de un catéter por el resto de su vida. “No se le puede volver a conectar el pene porque se apagó; por así decirlo, antes de que pudiera llegar al hospital”, dijo el médico que atendió el caso. Asifa huyó tras el incidente, por lo que la policía está enfocada en su búsqueda, reseñó Daily Star.

Fuente: Chris Murphy/DailyStar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com