Tatyana y Adair llegaron a su residencia tras una noche de fiesta. Ambos, con altos niveles de alcohol en su organismo, iniciaron una discusión que terminó de la peor forma posible. Tatyana colocó a Adair boca abajo en su cama matrimonial y se sentó encima de su cabeza. Con sus rodillas presionaba fuertemente su espalda para inmovilizarlo.

La mujer de 224 libras hizo uso de sus grandes nalgas y de esta manera estranguló a su marido. La hija de Adair vio lo que estaba pasando y acudió a los vecinos de su comunidad para pedir ayuda. Sin embargo, estos prefirieron no meterse, en lo que para ellos, era una simple discusión de pareja.

Cuando Aidar empezó a mostrar pérdida de fuerzas en su lucha por levantarse, Tatyana se levantó finalmente de su cabeza e intentó reanimarlo. Le sacudió y gritó que despertara, pero el hombre ya había muerto por asfixia causado por el bloqueo de su sistema respiratorio.

Los juzgados se plantean si tratar el caso como muerte por negligencia o asesinato. Los familiares de la víctima exigen que sea por asesinato. El Comité de Investigación de la ciudad rusa de Novokuznetsk, donde ocurrieron los hechos, informará de la decisión final.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com