Cássia Mello, se cansó de que comentaran que sus curvas estaban hechas en un quirófano y quiso demostrar que sus atributos, por lo menos los de sus nalgas, son completamente naturales.

La modelo brasileña no dudo en hacerse una radiografía para probar que no había ninguna pieza de silicón en su cuerpo, y así fue. Cássia posó junto a sus rayos X y un body en tanga.

La mujer de 31 años, confesó que tomó estas medidas para demostrarle a su ex que no tenía razón, pues era su pareja la que más le acusaba de tener curvas falsas. “Tomé una copia de la radiografía y se la envié por correo como regalo», dijo la modelo.

Fuente: Oficina de prensa de CO.

Según The Mirror, la brasileña inspira a sus fanáticos a mantener dietas saludables e incrementar el ejercicio físico para mantenerse en forma, por lo que si su cuerpo fuese producto de operaciones estéticas, sería un ironía.

«Sigo publicando sobre el cuidado de mi cuerpo para inspirar a otros. No tiene sentido decir que apoyo tener silicona en mi trasero. Me gusta mostrar mi cuerpo natural en la web, la naturalidad es mi filtro para escapar de los que me odian«, argumentó la modelo.

Además, Cássia asegura que mantener su cuerpo es su manera de ganar dinero, con la red social que comercializa material para adultos, ha llegado a ganar 70.000 libras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com