Vallecas

El distrito madrileño de Puente de Vallecas se ha convertido en el escenario de una película de terror. La Policía Nacional está investigando el asesinato de un hombre que apareció muerto en su domicilio amordazado y atado, pero con la puerta cerrada y la cadena echada por dentro.

El pasado 28 de noviembre, la madre de la víctima acudió al domicilio. Al no recibir respuesta y no tener noticias de su hijo, contrató a un cerrajero y llamó al 112. Cuando llegaron las autoridades y consiguieron abrir la puerta, encontraron el cadáver en el suelo.

El hombre de 52 años había fallecido en pijama, maniatado y amordazado. Las autoridades confirmaron su muerte y comprobaron que cerca no había sangre ni signos de violencia. Sin embargo, la autopsia concluyó que la víctima presentaba varios traumatismos internos.

El grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de la Policía Nacional investiga ahora las causas que le llevaron a la muerte. La principal incógnita es cómo consiguió salir el asesino del edificio de Vallecas. Aún no hay detenidos y todas las opciones están abiertas.

Uno de los vecinos ha declarado que un día antes de encontrar el cuerpo, escuchó tres gritos de socorro. Sin embargo, al asomarse por la ventana, estos cesaron y no volvieron a escuchar nada.

El fallecido era de origen colombiano y vivía de alquiler en el edificio. Los vecinos aseguran que era una persona muy tranquila y amable. Todas las hipótesis están abiertas, pero todo apunta a que la víctima conocía a su o sus asesinos.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com