Vacuna COVID y Gripe

Lo que ocurrió en Guatemala el lunes fue increíble. Once enfermeras, que formaban parte de una unidad móvil de vacunación, viajaban por el norte del país cuando, de repente, los habitantes de un pueblo bloquearon la carretera. Según la reconstrucción de BBC Mundo, eran unas 500 personas, convencidas No Vax (anti vacuna).

Así comenzó un secuestro de siete horas, durante el cual los secuestradores agredieron verbal y físicamente a las enfermeras. Además, destruyeron cincuenta dosis de vacunas.

Las autoridades locales intervinieron para resolver la situación, negociando con los activistas del No Vax y llevando al grupo a un lugar seguro.

“Estábamos aterrorizadas, nunca habíamos vivido algo así. Sólo cumplíamos con nuestro deber”, dijo una de las enfermeras secuestradas. “Intentamos explicar que la vacunación era voluntaria y que no queríamos obligar a nadie, pero no nos dejaron trabajar“.

Pero, ¿cómo hemos llegado a este punto? Gabriel Sandoval, director del departamento provincial de Alta Verapaz, donde se produjeron los hechos, dijo a Associated Press que esto “se veía venir“. Según Sandoval, de hecho, la desinformación sobre las vacunas ha producido efectos profundamente negativos, lo que ha llevado a muchas personas a rechazar la vacunación.

En el caso del pueblo de Alta Verapaz, en particular, parece que los aldeanos estaban totalmente en contra de la vacunación porque uno de ellos, que había sido vacunado, reportó efectos colaterales.

Sin embargo, Alta Verapaz no es la única provincia de Guatemala con un gran número de No Vax. Todo el país, de hecho, está sufriendo para avanzar en la campaña de vacunación y hasta ahora sólo se ha vacunado el 25% de la población elegible.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com