Dos niñas que nacieron el mismo día, con cinco horas de diferencia, en el Hospital San Millán de Logroño, en el año 2002, fueron intercambiadas y entregadas de forma invertida a sus respectivas familias. Una de ellas, ahora de 20 años, reclama a Sanidad tres millones de euros de indemnización.

La Consejera de Salud, Sara Alba, del Gobierno riojano, hizo frente a la situación, aclarando que fue un “error humano” y que es difícil dar con el responsable directo de lo ocurrido, puesto a que en aquel momento no se exigían los rigurosos controles de identificación actuales.

La joven demandante, no llegó a vivir con los padres a los que fue entregada, sino que le crío su presunta abuela, quien demandó al supuesto padre exigiéndole una pensión de alimentos. En ese momento, él explica que no debe pagar ningún pensión pues no era su hija. Se hacen los exámenes de ADN pertinentes y se descubre que es cierto. Igualmente ocurrió con quien creía que era su madre.

Sanidad ofrece una indemnización de 215.000 euros, pero el abogado, José Saez-Morga, y su representante, la joven demandante, exigen millones por “daños morales”. Ha detallado que el daño producido es “inconmensurable, continuado y de por vida. Esta persona no se va a librar nunca del estigma de esta confusión”.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com