En el reality «Supervivientes» es mucho lo que los participantes deben estar dispuestos a soportar. Sobrevivir en una isla desierta no es algo que pueda hacer cualquiera. Dormir sin ningún tipo de protección, y en estrecho contacto con la naturaleza, puede tener sus consecuencias.

Gianmarco Onestini y Omar Sánchez dejaron de quejarse de las picaduras de los mosquitos cuando vieron los que le había dejado una araña. Les picó en la pierna a cada uno y la herida terminó por infectarse. La hinchazón y el dolor de ambos era tanto, que la producción tuvo que permitir que un médico les atendiera.

Cuando el especialista revisó la picadura, avisó que había que extirparla para poder deshacerse de la infección. Los gritos de ambos se escucharon en toda la isla. Incluso, al verles tan mal, parte de sus compañeros empezaban a llorar. «¿Pero todavía te duele?», preguntaba Melyssa al italiano, quien le contestó: «Es que cuando aprietan te duele tanto que te salen todas las lágrimas del dolor«.

Hubo un momento en el que incluso Gianmarco llegó a decir que abandonaría la competencia, al no verse capaz de sobrellevar lo que le había ocurrido. Una vez pasado el mal trago, aclaró que seguiría luchando. «Es verdad que para mí ha sido el peor día aquí, pero quiero decir que estoy bien, no tiro la toalla«.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com