La Guardia Civil del Sector de Tráfico de Madrid y los funcionarios de la Jefatura Provincial de Tráfico de Madrid, han descubierto un grupo de personas que se dedicaba a cobrar 1.000 euros por ayudar a copiar a participantes del examen teórico necesario para aprobar la Licencia de conducir. Les daban garantía de que con ellos, lo pasarían con éxito.

¿Cómo funcionaba? La persona que se enfrentaba al examen era equipada con distintos dispositivos electrónicos que facilitaban la comunicación entre ella y el grupo que le ayudaría a contestar correctamente las preguntas del test. En este caso, la mujer que pretendía copiarse llevaba dentro de su chaqueta un teléfono móvil que estaba conectado con una cámara diminuta puesta en su exterior, por la que el grupo externo podía leer perfectamente las interrogantes.

A través de un dispositivo auditivo conectado por bluetooth le decían las respuestas, tras buscarlas desde varios ordenadores, dentro de un vehículo estacionado en las cercanías de la Dirección General de Tráfico (DGT) de Móstoles donde tenía lugar la evaluación.

La mujer y su equipo externo fueron descubiertos in fraganti con dos ordenadores, tablet, cámaras de vídeo y demás dispositivos necesarios para sus operaciones. Se desconoce cuánto tiempo tendría este grupo operando por la zona.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com