Evan Rachel Wood, antigua pareja sentimental del cantante Marilyn Manson, cuyo nombre verdadero es Brian Warner, sacó a la luz una situación que al parecer no fue vivida solo por ella. Dos meses después de que Evan, acusara a Brian de abuso sexual, la actriz de “Juego de Tronos”, Esmé Bianco, se unió a sus declaraciones.

Evan le acusó de agresión sexual y maltrato al que fue sometida durante su relación en 2011. Dos meses después de lo dicho, Bianco, contó su historia y este 30 de abril ha formalizado su demanda en el Tribunal del Distrito Central de California, en Estados Unidos.

En la demanda, Bianco también incluye al manager de Manson, Tom Ciulla. Entre los dos la obligaron a volar desde Londres hasta Los Ángeles haciendo creer que participaría en un videoclip y una nueva serie, algo que nunca ocurrió. En cambio, Manson la encerró en una habitación para que no escapara.

El abogado de Bianco explicó en qué consistían los abusos: “azotes, mordiscos, cortes y latigazos en las nalgas, los pechos y los genitales de la señora Bianco, todo ello sin su consentimiento”. Además debido a que estaba, de alguna manera, presuntamente ayudándole con su visado, se aprovechaba de ello amenazándole con retirarle su apoyo.

Según declaraciones de la actriz, también fue obligada varias veces a trabajar para Manson sin ningún pago, y era ofrecida por el cantante para ser azotada por otros hombres de su grupo musical. A raíz de estas declaraciones, Manson fue despedido de Creepshow y American Gods, aunque negó que las acusaciones fuesen ciertas.

Mis relaciones íntimas siempre han sido totalmente consensuadas. Independientemente de cómo y por qué otros quieren tergiversar el pasado, esa es la verdad”, dijo el músico, quien marcó distancia repentinamente con su manager, Ciulla.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com