El Jueves Santo es una tradición Cristiana que se celebra el jueves anterior al Domingo de Resurrección en Semana Santa.

Todas las iglesias de esta religión celebran este día con procesiones y eucaristías (es la comunión, en la cual Cristo deja su cuerpo y sangre transustanciados en pan y vino).

Con el Jueves Santo acaba la Cuaresma y se inicia el Triduo Pascual, es decir, el periodo en que se recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesús, que se extiende del Jueves Santo al Sábado Santo. Después, llega el Domingo de Resurrección.

Aunque muchos hablan sobre no poder comer carne roja, estos días se refieren al Viernes Santo, el Jueves Santo si se puede comer carne.

En la Biblia, según los evangelios de San Lucas, San Juan, San Marcos y San Mateo, se narran cuatro eventos importantes ocurridos este día: la última cena de Jesús con sus apóstoles o también llamada la Santa Cena, el lavatorio de los pies, que simboliza una lección de servicio y humildad de Jesús hacia sus discípulos, la oración en el huerto de Getsemaní, y, finalmente, el arresto de Jesús, entregado por Judas Iscariote.

La Última Cena

Fue la cena de Jesús con sus apóstoles, Jesús se sentó con ellos en una habitación superior en Jerusalén, en la noche más sagrada del año: la Pascua. Él sabía que en unas pocas horas, saldría al Jardín de Getsemaní para que lo raptaran. Él sabía que esa cena sería ciertamente la última con ellos en la mortalidad.

En esta cena fue cuando bendijo el vino y el pan, lo que ahora se habla como la eucaristía fue enseñada en ese momento.

Lavatorio de pies

Posterior a la cena, Jesús se levanta de la cena, quitando su manto, comienza a lavar los pies de sus discípulos con agua en señal de humildad, dejando la enseñanza de amor, ayuda y hospitalidad de unos hacia otros.

Oración en el huerto de Getsemaní

Jesus junto a sus discípulos caminó a una finca llamada Getsemaní, en el que ya presentía que iban a ir a por él. La oración importante que dijo Jesús en ese momento fue:

Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:39-46).

Arresto de Jesús y traición de Judas

Al terminar de orar, Jesús y sus discípulos se fueron a una granja en la que estaba Judas con varios soldados armados. Judas se acercó a Jesús y mediante un beso lo entregó para que fuese arrestado (Marcos 14:43-50).

Desde aquí, empieza la pasión de Cristo y todo lo que respecta a Semana Santa y al sacrificio de él por nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com