Jordi Pujol, patrimonio familiar bajo sospecha

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado a la juez de instrucción número 31 de Barcelona que lleve a cabo, a través de la Agencia Tributaria, una investigación patrimonial tanto de Jordi Pujol, como de su mujer, Marta Ferrusola, y todos sus hijos, Jordi, Josep, Marta, Pere, Oriol, Mireia y Oleguer.

Esta petición responde al auto de la magistrada que este mismo jueves admitía la denuncia interpuesta por el sindicato Manos Limpias y daba traslado a la Fiscalía para que solicitara las diligencias oportunas, todo a raíz de la confesión del expresidente de la Generalitat de que oculta una herencia en Andorra desde hace treinta años fuera del conocimiento de la Hacienda Pública.

Anticorrupción requiere que la AEAT envíe las declaraciones complementarias y/o especiales por IRPF e Impuesto sobre el Patrimonio de toda la  familia, así como toda la documentación que en su caso hayan acompañado a las mismas.

No sólo eso, la Fiscalía que dirige Antonio Salinas quiere ir más allá y descubrir que otras cuentas a través de ellos o de empresas puedan ocultar en Andorra y Suiza. Así, solicitan a la juez que curse una comisión rogatoria a país vecino “a fin de que realicen las gestiones oportunas con las entidades financieras radicadas en dicho país a fin de determinar la existencia de cuentas bancarias o instrumentos financieros de cualquier tipo” a nombre de todos los Pujol o respecto de los cuales que figuren como apoderados o autorizados, o presenten un vínculo jurídico de cualquier naturaleza.

Fuentes fiscales explican que la intención en este caso es hacer una investigación patrimonial tanto a Pujol como al resto de la familia para definir con más exactitud qué cantidad se ha podido defraudar a la hacienda Pública y, sobre todo, si se ha procedido al blanqueo de capitales, delito que lleva aparejado hasta seis años de prisión y que tiene una prescripción de diez años. Estas fuentes reconocen que el delito fiscal puede ser más difícil perseguirlo porque tiene una antigüedad de prescripción de cinco años.

Otras fuentes conocedoras del caso reconocen que la Agencia Tributaria ya se ha puesto manos a la obra a recopilar información desde que el pasado viernes Pujol anunciara públicamente que ha estado ocultando al fisco. Se hablaba de cuatro millones de euros pero sin embargo, los investigadores sospechan que es mucho más lo que han sacado de manera ilícita del país.

Es más, varios de sus hijos ya están siendo investigados por guardar capital en paraísos fiscales. El primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, el juez de la Audiencia Nacional hablaba de por lo menos 32 millones de euros que, para la Policía, se han obtenido de comisiones ilegales por contratos públicos o no por prestación de servicios como él mantiene.Jordi Pujol, su mujer Marta Ferrusola y su hijo Oleguer. (EFE)

Por otro lado, Anticorrupción tiene abiertas unas diligencias de investigación contra el pequeño de los hijos, Oleguer Pujol, por hacer unas operaciones sospechosas. La más relevante es la compra de más de mil oficinas del banco Santander por valor de 2.000 millones de euros y que, según los investigadores, podría haber sido pagado con dinero blanqueado en paraísos fiscales.

Fuentes jurídicas señalan que dependiendo de la información que remita tanto la Agencia Tributaria como las autoridades helvéticas y andorranas, se decidirá si juntar todos los asuntos abiertos a la familia Pujol en un solo proceso.

Info. El Confidencial