Como se puede leer en ‘The Wall Street Journal’, la serie de televisión surcoreanaEl Juego del Calamar, ahora muy popular, está siendo criticada por el dictador norcoreano Kim Jong Un. La calificó de «bestial«, y afirma que la serie retrata a la sociedad surcoreana como una en la que sólo importa el dinero.

Una avalancha de críticas que el líder emitió a un sitio de propaganda, donde queda claro que la serie no entusiasmó a la vecina Corea del Norte. Sin embargo, la sociedad surcoreana y el resto del mundo opinan de forma diferente. El «drama distópico» centrado en la supervivencia producido por Netflix, es de hecho el programa más visto en más de 90 países.

Cifras impresionantes. El miércoles, Netflix dijo que ‘El Juego del Calamar’ ha atraído a 111 millones de espectadores en todo el mundo desde su debut el 17 de septiembre, lo que la convierte en el mayor lanzamiento de series.

Concretamente, ¿qué dice el artículo publicado por el sitio de propaganda? «’El Juego del Calamar’ ha ganado popularidad porque expone la realidad de la cultura capitalista surcoreana, el programa ilustra un mundo donde sólo importa el dinero, un horror infernal«.

En cambio, en una entrevista a finales del mes pasado, Hwang Dong-hyuk, director de ‘El Juego del Calamar’, dijo que quería que el programa examinara cómo se está ampliando la brecha de la riqueza mundial. «Los ricos son cada vez más ricos, mientras que los pobres son cada vez más pobres«, dijo Hwang. «Es una historia que cualquiera podría contar«.

Relaciones entre las dos Coreas

Corea del Norte tiene una relación de amor-odio con la cultura pop surcoreana. De hecho, parece que el consumo de contenidos surcoreanos – música, películas, espectáculos – está prohibido en el país.

Además, el acceso a los contenidos surcoreanos está muy diversificado en Corea del Norte. De hecho, las personas más ricas del país se las arreglan para conseguirlo, mientras que el acceso de los más pobres es muy raro.

De hecho, la cultura surcoreana está abriendo pequeños espacios en la cultura norcoreana, y Kim Jong Un es consciente de ello. Incluso estaría prohibido «disfrazarse de surcoreano«.

En este sentido, Corea del Norte ha sido criticada durante mucho tiempo por el maltrato a sus ciudadanos. En marzo, la ONU adoptó una resolución que condenaba las violaciones de los derechos humanos del régimen de Kim por decimonoveno año consecutivo.

¿Se ha avanzado en el restablecimiento de las relaciones entre los dos países vecinos? Las dos Coreas han reabierto recientemente una línea telefónica transfronteriza, y el Presidente Kim Jong Un ha declarado que Corea del Sur no está entre los objetivos militares de su país.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com