Desde que los Talibanes tomaron el gobierno de Afganistán, muchas son las normas que han cambiado dentro del país. Sobre todo las que tienen que ver con las mujeres, sus derechos y deberes. Uno de los cambios más radicales ha sido sustituir el Ministerio de la mujer por el Ministerio para la Promoción y el Fomento de la Virtud y la Prevención del Vicio.

Este puesto de Gobierno era uno de los más fuertes en los años 90 cuando los talibanes también estaban al mando de la nación. Y desde el, sus encargados tienen la labor de velar que se cumplan los mandatos de vestimenta, apariencia física y comportamiento adecuado de los habitantes. Para un mayor control existe la “policía de la virtud” que recorre las calles asegurándose de que la ley islámica, y su interpretación talibán, sea cumplida al pie de la letra.

A la par de estos mandatos, los mandatarios empujaron a los hombres a volver a sus estudios secundarios, excluyendo totalmente a las mujeres. “Cada día que las niñas pasan sin educación es una oportunidad perdida para ellas, sus familias y sus comunidades. Estamos profundamente preocupados por que no se permita la vuelta (a clase) de muchas niñas en este momento“, dijo la jefa de UNICEF, Henrietta Ford.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com