El aumento de la temperatura media global está afectando a muchas especies animales de nuestro planeta de diferentes maneras. Al principio parecía que sólo afectaba a sus hábitos alimenticios y de comportamiento, pero con el paso del tiempo también está cambiando otro factor: su físico.

Entre las especies sensibles al cambio están las aves, que ven cómo cambian sus patas, orejas y picos. Algunos mamíferos también son susceptibles de cambiar, especialmente sus “apéndices”, que se hacen más grandes para regular mejor la pérdida de calor.

Por eso, como ha demostrado un grupo de científicos australianos, muchos animales mutan con el aumento de las temperaturas para sobrevivir a acontecimientos naturales cada vez más extremos.

Los investigadores demostraron así que la temperatura puede ser un fuerte predictor de los cambios morfológicos, independientemente de otros cambios ambientales o combinados con ellos.

Entre las graves consecuencias del cambio climático – cambios en la fenología, el tamaño del cuerpo – hay, por desgracia, una terrible: la extinción. De hecho, no mantener la temperatura corporal dentro de los límites críticos puede llevar a la pérdida de funciones fisiológicas y a la muerte. Muchas especies ya se han extinguido en las últimas décadas, otras se están desplazando en respuesta a los cambios medioambientales.

Entre los ejemplares estudiados por los investigadores se encuentran, por ejemplo, los loros australianos, en los que se observó un aumento del tamaño del pico de entre el 4 y el 10 por ciento respecto a 1870. Lo mismo ocurre con los juncos de ojos oscuros, los estorninos y las cacatúas gang-gang. Y la musaraña cinereus, muy extendida en Alaska, Canadá y el norte de Estados Unidos, se ha visto un aumento en su cola y sus patas. Por último, hay ejemplos más comunes: en ratones y conejos silvestres se ha observado que las orejas se hinchan; en cerdos y ratones han crecido las colas. 

Al igual que en el caso de los humanos, el control de la temperatura corporal es un aspecto clave para la salud y el bienestar de los animales. Por tanto, el riesgo de perder un gran número de animales es cada vez más real.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com