Sajid Thungal viajó en 1974 a Abu Dabi, en Emiratos Árabes Unidos, con la esperanza de encontrar un trabajo que le permitiera ayudar a su familia en India. Allí consiguió empleo organizando eventos artísticos, sin obtener demasiado dinero. Dos años después tomó un vuelo con destino a la ciudad de Chennai, para llevar a un grupo de cantantes, y uno de los motores del avión se incendió ocasionando un grave accidente. Las autoridades dieron por muertos a todos los pasajeros.

Aunque Sajid, sí sobrevivió, la vergüenza por sentirse un fracasado pudo más que sus ganas de comunicarse con su familia y contarle lo ocurrido. Tras el accidente aéreo se mudo a Bombay, donde se estableció desde entonces. “Pensé que primero tenía que hacer una fortuna. Cuando no tuve éxito en el golfo Pérsico, decidí que probaría suerte en Bombay, y luego me pondría en contacto con todos. Pero aquí tampoco funcionó. Y así pasaron 45 años”, confesó.

Hace dos años, Sajid, de 70 años, tuvo que mudarse a un refugio para personas sin hogar. El líder del lugar logró dar con la mezquita de su familia y de esa forma estos supieron que seguía vivo. Aunque su padre había muerto, su madre, de 91 años, todavía con vida, no había perdido la esperanza de encontrarlo.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com