Un niño de 7 años, de apellido Huang, murió tras dos meses en estado de coma luego de que su entrenador de judo lo lanzara al suelo 27 veces, presuntamente como parte de su entrenamiento. El niño comentó al instructor que la práctica le estaba ocasionando dolores de cabeza, pero el profesor de apellido Ho, siguió derrumbándolo hasta 12 meses más, cuando finalmente el pequeño vomitó y quedó inconsciente.

Huang fue trasladado de emergencia al Hospital Feng Yuan, en la localidad de Taichung, en Taiwán, donde ocurrieron los hechos el pasado 21 de abril. Sus padres decidieron desconectarlo del equipo artificial que le permitía seguir vivo. Las hemorragias cerebrales, los problemas respiratorios y la insuficiencia orgánica fueron difíciles de superar para el cuerpo del niño de 7 años.

El entrenador fue acusado por las autoridades por el delito de infligir lesiones graves a niños y utilizar a menores de edad para cometer delitos, puesto a que enfrentó a Huang con otros compañeros, sin que este estuviese capacitado para responder sus ataques en clase. “Ojalá pudieras descansar en paz en otro mundo y el sistema de justicia finalmente pueda traer consuelo a tu familia”, dijo Lu Shiow-yen, alcalde de Taichung. Los familiares del niño esperan que se tomen las medidas necesarias para que no vuelvan a ocurrir situaciones de este tipo.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com