Dos agentes de la policía de Springfield, en Illinois, revisaron el coche de Dartavius Barnes en busca de algo fuera de lugar. En el centro del vehículo encontraron un cilindro de metal, que pensaron contenía algún tipo de droga. «Al principio pensé que era heroína, luego busqué cocaína, pero parece que, probablemente, sea éxtasis», dijo uno de los policías.

En una cámara corporal que llevaban los uniformados quedó registrado cuando enfrentaron a Dartavius preguntándole por el cilindro y este respondió: «No, no, no. Dame eso, hermano. Esa es mi hija. Por favor, dame a mi hija, hermano. Ponla en mi mano, hermano. Son irrespetuosos, hermano», tratando de explicar el malentendido: en ese envase estaban las cenizas de su pequeña.

Los policías insistieron en su erróneo hallazgo y además aseguraron también haber encontrado marihuana. Darvatius los demanda ahora por abrir la caja de cenizas sin su consentimiento y perder parte de su contenido. Les acusa de «lesiones de angustia emocional severa». Se espera que el juicio se lleve a cabo en agoto de 2022

Dartavius y su pareja fueron acusados de la muerte de su hija en 2019. Presuntamente la niña, llamada Ta’Naja, habría fallecido por falta de alimento y descuido de sus padres. No se conocen más datos sobre este hecho.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com