El rey del cachopo llegando a la Audiencia Provincial de Madrid

César Román Viruete, también conocido como “el rey del cachopo”, está acusado de asesinar a su exnovia, Heidi Paz. El hombre se enfrenta a una condena de 15 años de prisión por homicidio y profanación del cádaver de la que fuera su pareja sentimental.

Según ha informado la Fiscalía, César Román mató a Heidi Paz y posteriormente descuartizó su cadáver. Del cuerpo de la joven solo se ha encontrado el torso, nada se sabe de la cabeza y de las extremidades. Además, se acusa al rey del cachopo de mutilar los senos de la joven, que llevaba prótesis y por los que podría haber sido identificada.

A su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid, César Román Viruete se mostraba tranquilo. Ante las preguntas de los periodistas ha asegurado: “Tengo ganas de demostrar mi inocencia”. Sin embargo, el acusado tiene numerosas pruebas en su contra.

Una vecina le vio con la maleta en la que se ha encontrado el torso de la víctima. Además, un taxista le transportó con el equipaje hasta la nave donde se encontró el cuerpo. Por otra parte, la policía ha encontrado una de las huellas del acusado en un bote de sosa, que habría utilizado para acelerar la descomposición del cadáver.  

El rey del cachopo fue detenido en un bar de Zaragoza en agosto de 2018, a los pocos días del supuesto crimen. No fue fácil identificarle puesto que se había dejado barba y pesaba diez kilos menos.

Pese a las pruebas, el acusado sigue asegurando que es inocente y víctima de una banda de narcotraficantes con la que su expareja tendría una deuda. La Fiscalía ha citado a César Román Viruete a declarar a lo largo del día de hoy.

¿De qué conocía a la víctima?

César Román y Heidi se conocieron a principios de abril de 2018. Él había levantado todo un imperio gastronómico basado en la venta de sidra y cachopo. Cuando Heidi Paz entró a trabajar en uno de sus locales iniciaron de inmediato una relación sentimental.

Según recogen las pruebas de la Fiscalía, la estabilidad entre ambos no era muy sólida. Se habían planteado dudas sobre si continuar juntos. El 5 de agosto de 2018, Heidi Paz acudió al domicilio del acusado tras recibir una llamada telefónica.

Desde ese momento nada se supo de la joven. La fallecida, de 25 años, era de origen hondureño. Allí tenía dos hijos menores de edad para quienes piden una indemnización de 300.000 euros.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com