En Misuri, Estados Unidos, un hombre – Kevin Strickland – fue liberado tras pasar más de 42 años en prisión por un triple asesinato que no cometió. Había sido condenado en 1978.

Los hechos de 1978 tuvieron lugar en una casa de Kansas City, y el hombre había sido condenado a cadena perpetua, sin libertad condicional, por estar supuestamente relacionado con un saqueo mortal. Esa noche, cuatro asaltantes dispararon a tres personas dentro de la casa: Sherrie Black, de 22 años, Larry Ingram, también de 22, y John Walker, de 20. Strickland dijo que estaba en casa viendo la televisión y que ninguna prueba física lo vinculaba con los crímenes.

Una cuarta víctima, Cynthia Douglas, de 20 años, escapó con heridas. Douglas eligió a Strickland de una rueda de reconocimiento, creyendo que podría ser uno de los autores.

El ahora hombre de 62 años ha mantenido que es inocente desde su condena, y tras su salida de prisión dijo: «Nunca pensé que llegaría este día.» Sin embargo, Strickland no recibirá ninguna indemnización porque el Estado no la contempla en sus leyes.

Tricia Rojo, directora del Proyecto Inocencia del Medio Oeste, una organización sin ánimo de lucro que trata de demostrar la inocencia de algunos presos del Medio Oeste, dijo: «Nada devolverá lo que este hombre ha perdido en 42 años, y tiene que volver a casa a un estado que no le pagará ni un céntimo por el tiempo que les robó. Esto no es justicia

¿Cómo se ha resuelto el asunto y como fue posible su salida de prisión?

Años más tarde, Cynthia Douglas – la chica que escapó con heridas aquella noche – escribió al Midwest Innocence Project para indicar que no todo estaba claro en el caso. Aunque Douglas murió antes de poder declarar, su madre, su hermana y su hija testificaron en su favor, afirmando que había elegido a «la persona equivocada

Desde entonces, los fiscales del condado de Jackson han revisado el caso de Strickland en virtud de una nueva ley de Misuri y han podido limpiar su nombre y liberarlo.

A Kevin Strickland le robaron la vida, y ahora recupera su libertad, pero con la amargura de no haber podido disfrutar de los mejores años de su vida, que nadie puede devolverle.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com