El domingo se celebró la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Chile. Los ganadores no podrían ser más diferentes: Gabriel Boric, candidato de la alianza de izquierdas, obtuvo el 25,5% de los votos, y el ultraderechista Antonio Kast el 28%. El 19 de noviembre se decidirá quién será el sucesor del actual presidente chileno Sebastián Piñera.

El centro político se considera el gran perdedor de las elecciones: El candidato del partido del actual presidente, Sebastián Sichel, obtuvo un 12,5 por ciento, la demócrata cristiana Yasna Provoste un 11,7. Franco Parisi logró un 13 por ciento, lo que supone una gran sorpresa, ya que no puede entrar en Chile por un litigio de manutención con la madre de sus hijos, por lo que sólo pudo hacer campaña desde Estados Unidos.

¿Qué representan los candidatos?

El candidato de la alianza de izquierdas, Gabriel Boric, defiende un giro de 180 grados respecto al liberalismo económico chileno de los últimos 30 años. Pide una mayor presencia del Estado en la economía y la nacionalización del modelo de pensiones. Se considera que Boric representa los intereses de los jóvenes de Chile. Con sólo 35 años, sería el presidente chileno más joven de la historia del país sudamericano.

El candidato de la ultraderecha, José Antonio Kast, se centró más tarde en cuestiones clásicas de orden y seguridad en su campaña electoral, inicialmente bastante vaga. Se le considera extremadamente liberal en lo económico y conservador en lo social. Se posicionó claramente contra el aborto y el matrimonio igualitario y simpatiza con Donald Trump, Jair Bolsonaro y el partido español Vox.

¿Qué pasará después de la primera vuelta de las elecciones en Chile?

Durante las próximas 4 semanas, los ganadores de las elecciones tendrán que negociar para conseguir apoyos para una victoria rotunda.

La candidata demócrata-cristiana ya ha expresado su apoyo a Boric, aunque también se muestra bastante escéptica al respecto.

Sichel tendía a posicionarse más del lado de la ultraderecha, aunque admitiera diferencias programáticas. El comportamiento electoral de Parisi se considera cuestionable.

El nuevo presidente se enfrentará a la gran tarea de unir a un país dividido y aplicar un cambio radical demandado por gran parte de la población.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com