Isabel II, estaba en Kenia con el príncipe Felipe y sus empleados. Su padre, el rey Jorge VI, murió repentinamente el 6 de febrero de 1952. Esto significa que Isabel se convirtió en Reina con 25 años. Después de recibir las noticias que cambiaron su vida, la futura Reina se acercó a sus empleados y les dijo” Lo siento mucho. Esto significa que todos tenemos que irnos a casa”. Ese fue el primer comentario de la Reina cuando se convirtió en Reina.

La joven princesa, no solo tuvo que aceptar la pérdida de su padre, sino que también tuvo que aceptar el hecho de que ahora era la reina de Inglaterra. Esto cambiaría por completo todos los aspectos de su vida.

Escribiendo en sus memorias Hija del Imperio, dice: “Ella permaneció completamente tranquila y dijo simplemente: ‘Lo siento mucho. Esto significa que todos tenemos que ir a casa”

El equipo se puso a trabajar planeando su apresurado viaje de regreso a Gran Bretaña en el BOAC Argonaut real, que tuvo que ser retrasado por varias horas debido a una tormenta.

Siempre consciente de su deber público, Isabel aclaró inmediatamente los aspectos prácticos de su regreso a Inglaterra.

Pero también pidió una hora a solas en su habitación.

La tragedia inesperada significó que la princesa tuvo que regresar a casa para ocuparse de los arreglos y comenzar su papel como reina.

Cuando el avión real llegó a Londres, un vestido negro fue traído a bordo para que se cambiara antes de mostrarse ante la prensa y el público.

La Reina llegó con ropa de luto para conocer a los mandatarios como el primer ministro Winston Churchill.

Su coronación tuvo lugar al año siguiente y fue la primera en ser televisada.

Hoy, 68 años después, sigue siendo la monarca británica más longeva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com