El Gobierno de Daniel Ortega está evaluando las posibilidades de convocar un diálogo nacional en Nicaragua, para buscar salidas a la crítica situación que atraviesan, desatada por una ola de protestas violentas que iniciaron los estudiantes.
El arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, manifestó que acepta servir de mediador, además de testigo de la propuesta del mandatario, pero fue enfático en decir que el Gobierno debe evitar todo tipo de acto de violencia.
Tanto el presidente Ortega, como su esposa Rosario Murillo quien es la vicepresidente, agradecieron la disposición de la Conferencia Episcopal de ceder a ser partícipes del diálogo como vía de salida a los hechos violentos suscistados desde hace días. Sin embargo, no precisaron fecha ni quiénes más estarán presente.
Ortega y su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo, agradecieron a la Conferencia Episcopal por aceptar participar en el diálogo, para el cual no hay fecha ni se sabe quiénes estarán.
Desde el martes no se registran ningún tipo de protestas, ni trancas. El Gobierno dejó en libertad el martes a los detenidos durante los reclamos e igualmente liberó el bloqueo a un canal de televisión que fue censurado por transmitir los hechos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *