Mujeres y hombres y viceversa: por la boca muere el pez

En general, la cultura brilla por su ausencia en los concursantes de mujeres y hombres y viceversa (myhyv). Tanto en ellos como en ellas. Pero, ¿por qué será que si ellas hablan sube el pan?

Pongamos por ejemplo a Samira, una de las actuales pretendientas de Ángel (tronista XY). Ojos verdes, rasgados, pelo moreno, belleza racial. Sin embargo, deja mucho que desear su manera de hablar, de gesticular, de referirse a los demás y de despreciar a sus compañeras.

Cierto es que todas y todos los que pasan por myhyv, espacio presentado por Emma García y emitido de lunes a viernes en Telecinco de 12:45 a 14.00 horas, pujan por un premio, anteponiendo la belleza a la cultura. No obstante, ha habido algunas personas que han pasado por el programa del amor  y que han demostrado un “savoir être”.

No es el caso de la, ya citada, Samira: constantes enfrentamientos con Steisy por su forma de vestir, de conquistar, de hacer… y es que, esta chica quiere ser la mejor. Y no solo eso: se cree que ya ha alcanzado la cima. Un ejemplo se dio cuando las chicas de Ángel habían de lucir vestido para acudir a una cita judicial. Samira, ni corta ni perezosa, se colocó un vestido corto, floreado y ajustado. ¿De qué sería el juicio?

Al único que le gustó fue a Yong Li. Y no es mucho de fiar, claro.

En todas las familias cuecen habas

Hace poco, Samira confesó que perdió a su madre hace dos años. Eso nos ablandó mucho el corazón, pues, como dice el refrán, “en todas las familias cuecen habas”, y a nadie se le desea lo que no quiere que le pase a uno mismo. No obstante, este episodio no justifica en absoluto su manera de hablar, su mala educación y su porte, al más puro estilo barriobajero.