Mujeres y hombres y viceversa, obsesión por conquistar

Comparte este articulo

Resuelta la incógnita de si Noel ocupaba o no un puesto entre los pretendientes de María en Mujeres y Hombres y Viceversa (MyHyV), rescatamos el programa de este lunes, donde el desfile de butaneros no tuvo desperdicio. La obsesión de David por mirarse constantemente al espejo ganó a cualquier otra trama. 

Se podría tararear aquello de “Ohhhh no es amor, se llama obsesión…” al problemilla de este pretendiente de Maria. Lo que empezó como una anécdota acabó con la redactora de MyHyV en plató: “Si solo está pendiente de sí mismo, ¿cómo se va a enamorar de María?”, reflexionaba con toda la razón del mundo.

Nacho Montes puntúa a los chicos, que bajan vestidos de butaneros. Unos demasiado ajustados, otros con ropa muy amplia o pequeña para su altura… en definitiva, el exsuperviviente solo dio buena nota a los que le gustan a él. Aunque, la verdad es que pocos merecían la pena.

Lo de David fue más allá: el resto de tronistas bromearon con que el chico acaparaba toda la atención del espejo que comparten en el vestuario. ¿Coquetería u obsesión?

Que un chico, hoy día, sea presumido no es malo. Pero sí que no sea capaz de dar dos pasos sin mirarse al espejo y comprobar que el pelo no se haya movido de su sitio y esas cosillas que hasta ahora eran propias nada más que de mujeres. Mujeres maniáticas, por supuesto.

Y vaya si es así. Emma García, presentadora del espacio de las mediodías de Telecinco, le preguntó a David si había pensado en llevar un espejo a todas partes. ¡Cuál fue la sorpresa al contestar este que portaba uno de bolsillo!

Un programa donde las risas estuvieron aseguradas, entre los (ya habituales) “sinseramente” de Aguasantas, los calificativos de Nacho Montes sobre el estilismo de los pretendientes y las obsesiones de unos chicos que no podrán enamorarse si solo se miran al ombligo. No es amor, se llama obsesión…


Comparte este articulo