Gran Hermano por partida doble

Comparte este articulo

Año 2000. Cambio de siglo. De milenio. De moneda. Estrenos televisivos que harían historia. Es el caso de Gran Hermano, cuya versión inglesa (Big Brother) inspiró que los españoles se encerrasen en una casa y ver qué pasaba. Peleas, amistades, amores, desamores… Durante un año hemos estado esperando que el “estamos trabajando en Gran Hermano 15” de Mercedes Milá se hiciera realidad. 

Mediaset tiene previsto el estreno de la 15 edición del reality show para el próximo otoño. Aunque aún no han dado fecha concreta, pues todavía está abierto el casting, no tardarán mucho en hacerlo. La novedad: no habrá concursantes individuales, serán parejas las que luchen por los 300.000 euros de premio.

Una de las razones por las que se ha optado por descansar una temporada y cambiar la primavera por el otoño es que la pasada edición consiguió un 18,4% de share, por debajo de todas las ediciones, salvo la 12 (que tuvo algo menos). Un desgaste visible de uno de los concursos que más furor ha causado en la última década.

Y es que Telecinco está emitiendo actualmente muchos otros realities. Y más interesantes, por cierto. Las peleas de poligoneras, los ligoteos de gigolós con las típicas barbies… todo cansa. Nada tiene que ver Gran Hermano 14 años después de esa primera edición en que se valoraba la bondad, la simpatía, la honestidad.

Convencidos de remontar

Mercedes Milá, presentadora y fan número uno del espacio, no pierde la esperanza: “Empieza el casting de un programa que, por encima de todo, es pasión”, escribía en su blog Lo que me sale del bolo.

En efecto, Mediaset está convencida de que, igual que Gran Hermano 13 superó la cifra de la anterior entrega, lo mismo sucederá con la de este año. ¿Despertará del letargo la audiencia? Está claro que con las parejas ya formadas es un paso adelante para que los magreos y, también, las riñas, empiecen desde el minuto 1…


Comparte este articulo