Espa̱a РBolivia, Espa̱a gana con solidez pero sin brillo

Comparte este articulo

España derrotó por dos a cero a Bolivia en el Ramón Sánchez Pizjuán en un partido que sólo pasará a la historia porque en él se produjeron los debuts de Ander Iturraspe y Gerard Deulofeu con la ‘Roja’. Los hombres de Vicente del Bosque ganaron con solvencia pero sin mucho brillo.

Y es que está demostrado que, de unos años a esta parte, a España lo de jugar amistosos no le gusta nada. Ya puede tener delante a una superpotencia mundial, aunque Bolivia no fuera este caso, que los españoles siempre fruncen el ceño cuando no hay nada en juego. No les motiva…y lo peor es que en muchos casos, como el de este viernes, no les falta razón.

Por ello, los espectadores que vieron, sería muy osado decir aquello de ‘tuvieron la suerte de ver’, el España – Bolivia es muy probable que pensaran: ‘esta película ya la he visto’. Y es muy aburrida se podría añadir, aunque claro está que para gustos los colores. La cosa es que el primer tiempo del Sánchez Pizjuán resultó muy tedioso. España imprimió poco ritmo al juego, algo que se tradujo en la casi ausencia de ocasiones. Es más, lo más rescatable del primer acto fueron las ganas de Iturraspe en su estreno como titular y el ímpetu que le puso César Azpilicueta.

En la segunda parte el escenario, afortunadamente, cambió. Primero porque en el minuto 49 el árbitro decretó como penalti un ligero empujón de Gutiérrez sobre Javi Martínez. Fernando Torres no falló desde los once metros y colocó el 1-0 en el marcador. El otro factor que influyó para que el segundo acto no fuera tan tedioso como su antecesor fue que entraron al terreno de juego Sergio Busquets, Andrés Iniesta y David Silva, que dieron un aire diferente a España.

Especialmente las combinaciones entre el manchego y el canario levantaron, algo, el partido. Aunque con pocos alardes. Sin embargo, eso fue suficiente para que Iniesta hiciera el 2-0 en el 83. El tiro del jugador del Barça desde fuera del área fue buen reflejo del partido de la Roja: con intención pero sin mucho peligro. Y es que Quiñones hizo la vista gorda pensando que el balón se iba fuera pero al final se acabó convirtiendo en un pase a la red.

En estos últimos minutos entró en el partido Deulofeu, que se hizo notar en el poco tiempo en el que estuvo en el terreno de juego. Pese a ello, el marcador no se volvió a mover y España ya piensa más en cuándo empieza lo bueno que en que aún le queda por jugar un amistoso más, ¿de calvario?, antes de ir a Brasil.


Comparte este articulo