Análisis: ¿Un Mundial de Brasil descafeinado?

Comparte este articulo

En las últimas semanas se viene hablando de cómo será la cita futbolística más grande y que se espera como la lluvia de mayo cada cuatro años. El Mundial de Brasil arranca en apenas dos semanas y lo hace con bajas y con muchas dudas, tanto en lo deportivo como en lo social. Jugadores de la talla de Ibrahimovic y Bale se lo pierden porque sus selecciones no llegaron hasta la fase final y otras estrellas de talla mundial afrontan la cita con la reserva de la gasolina encendida. Y, entre medias, un panorama social en Brasil que no ayuda precisamente al optimismo, con protestas prácticamente diarias en los alrededores de las sedes de los partidos.

En lo meramente deportivo, las alarmas han empezado a sonar en muchas selecciones. Para empezar, España. Ya se sabe que Thiago y Víctor Valdés no estarán entre los 23, que Diego Costa es seria duda hasta última hora y que otros, como Jesús Navas, Xavi, Piqué, Jordi Alba, Busquets o Xabi Alonso llegan con las piernas cargadas tras una temporada larga y con algunas lesiones.

Y si seguimos hablando de estrellas, nos movemos a Sudamérica. Luis Súarez en Uruguay y Falcao en Colombia todavía no han descartado su participación en el Mundial de Brasil, pero lo cierto es que, si llegan, no lo harán al cien por cien Y en el rival de España, Chile, no estará Matías Fernández –rotura del ligamento cruzado de su rodilla- ni Humberto Suazo -lesión en el hombro-, y la presencia de Arturo Vidal, jugador de la Juventus, estará condicionada por su estado físico. Misma tesitura que los madridistas Cristiano Ronaldo en Portugal y Benzema en Francia. Ya se vio en la reciente final de Champions. Centrados en el combinado galo, tampoco estará el meta Mandanda. Y mientras, Argentina espera esperanzada a un Leo Messi que ni por asomo ha tenido en el Barcelona al nivel al que tiene acostumbrada a la parroquia culé, y que tendrá que recuperar jugadores tocados como Higuaín.

Y si vamos a por las favoritas, ninguna se libra de lesiones o bajos estados de forma. En Holanda, Van der Vaart ha dicho adiós por culpa de su gemelo -uniéndose a Willems y Strootman– y Van Persie llega después de una larga lesión; Bender y Gundogan no estarán con Alemania -selección a la que Khedira, Schmelzer, Mario Gómez y Özil llegan bajo mínimos-, Benteke deja a Bélgica sin gran parte de su potencial ofensivo y Wilshere entrena con Inglaterra -donde no estará Theo Walcott– después de que una fisura en el pie le haya apartado de parte de la temporada. Strinic y Kranjar en Croacia son otras dos de las ausencias destacadas.

España defiende título precisamente con el partido que cerró el último Mundial de Sudáfrica. Tanto la ‘Roja’ como Holanda llegan con ausencias notables. Pero es la tónica que rodea a todo el Mundial de Brasil antes de su comienzo y donde habrá que ver hasta qué punto ha afectado la larga temporada para algunos de sus protagonistas.

 


Comparte este articulo