Barça, Luis Enrique: “Me gusta que el jugador acabe cansado el entrenamiento”

Comparte este articulo

Luis Enrique estrenó su cargo de entrenador del Barcelona con una entrevista en la televisión oficial del club culé en la que dejó claro la ilusión con la que afronta el resto y que va a ser muy exigente con sus jugadores.

“Me gusta ser serio y trabajar. Me gusta que el jugador acabe cansado la sesión de entrenamiento. Se dice es que el míster no me da confianza… ¡¡No, no, no!! El cuento es al revés. Tú, te tienes que ganar la confianza”, indicó el asturiano.

Además, Luis Entique es plenamente consciente de que en el Barça se le va a exigir resultados desde el primer momento: “Aquí sólo importa el presente, y el presente es que el Barça debe ganar y debe hacerlo de una manera atractiva. Todo el tiempo que tenemos en la pretemporada vamos a explotarlo al máximo para ayudar a los jugadores. Unos jugadores que, en su mayoría, estarán en el Mundial y llegarán a principios de agosto. Con estos condicionantes, hay que ir desde el principio a luchar por los resultados, y soy consciente de ello”.

El asturiano considera que su etapa como jugador del Barça y como entrenador del Barcelona B le van a ser muy útiles para esta nueva etapa. “Creo que me ayuda bastante, porque además los jugadores ven que quien los dirige ha estado en su misma situación. A mí particularmente me ayuda, porque conozco la casa, aunque haya cambiado mucho. No conozco la nueva Masia, las instalaciones de la Ciudad Deportiva son geniales, el Camp Nou sigue siendo espectacular, etc. Son todo facilidades”, explicó.

Aún así, Luis Enrique subrayó que él en ningún momento se había planteado dirigir al Barcelona: “Nunca he tenido como objetivo entrenar al Barça. Es algo tan bonito y tan difícil que, según mi manera de verlo, es demasiado complejo. Prefiero ir paso a paso. Es cierto que cuando me fui del Barça B el Club me dijo que tendría las puertas abiertas para volver, pero yo lo entendía más como un reconocimiento, pero no como algo realista. En mi caso ha sido bonito no planteármelo porque las cosas tienen que llegar porque llegan. He trabajado mucho para hacer buenas cosas en otros equipos y al final, sin buscarlo, aparezco aquí otra vez. Creo que me ha favorecido no plantearme grandes metas porque lo normal es que no se cumplan, y mi idea siempre ha sido vivir el presente”.

Por último, dejó claro que delegará parte de la gestión del grupo en los capitanes: “Esto es vital, porque los capitanes son los representantes de los jugadores. Un capitán no es quien levanta la copa y da la mano al árbitro, es mucho más. Los capitanes deben ser los referentes de los jugadores, se tiene que votar y ya está. Conozco el perfil humano de los jugadores del Barça y de los que pueden ser capitanes. Vamos a tener comunicación fluida. No quiero capitanes que sean los más guapos, los más veteranos, los más simpáticos ni los que firman más autógrafos. Me consta que es así en el Barça. Hay una responsabilidad conjunta y los capitanes son una pieza fundamental en la comunicación del grupo. Conozco el perfil humano de los que pueden ser capitanes del Barça, y están más que preparados. Ellos son los grandes protagonistas y deben sentirse a gusto, y para ello trabajaremos”.


Comparte este articulo