3,3 millones de muertes en 2012 por alcohol

Comparte este articulo

Un nuevo informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que en 2012 se produjeron 3,3 millones de defunciones en el mundo provocadas por el uso nocivo del alcohol.

Según ha anunciado la OMS en un comunicado, el consumo de alcohol no solo puede causar dependencia, sino que también aumenta el riesgo de que las personas padezcan más de 200 enfermedades, entre ellas cirrosis hepática y diversos cánceres. Además, su consumo nocivo puede relacionarse con la violencia y los traumatismos.

El Informe Mundial de Situación sobre Alcohol y Salud [Global status report on alcohol and health 2014] incluye una serie de perfiles por país en lo que respecta al consumo de alcohol en los 194 estados miembros de la OMS, las repercusiones en la salud pública y las respuestas de política.

Asimismo, insiste en la necesidad de que los propios países adopten medidas como la formulación por parte de las autoridades nacionales de políticas destinadas a reducir el uso nocivo del alcohol o actividades de sensibilización a escala nacional.

Un mayor consumo en Europa

Cada habitante del mundo de 15 años o más de edad consume un promedio de 6,2 litros de alcohol puro cada año, aunque menos de la mitad de la población (el 38,3 por ciento) lo consume, lo cual significa que las personas que beben, consumen un promedio de 17 litros de alcohol puro cada año.

En el informe también se señala que el porcentaje de fallecimientos entre la población masculina por causas relacionadas con el alcohol es más elevado que el correspondiente a las mujeres (un 7,6 por ciento de defunciones en el caso de los hombres y un 4 por ciento en el caso de las mujeres).

A nivel mundial, la región de Europa registra un mayor consumo de alcohol por habitante, y las tasas de consumo de algunos de sus países son especialmente elevadas. El análisis de las tendencias muestra que el nivel de consumo en esta región se ha mantenido estable durante los últimos cinco años, al igual que en la región de África y en la región de las Américas; en cambio, éste ha aumentado en la región de Asia Sudoriental y la región del Pacífico Occidental.


Comparte este articulo