Sudán del Sur, en situación de grave inseguridad alimentaria por el conflicto

Comparte este articulo

Las últimas evaluaciones de seguridad alimentaria llevadas a cabo en Sudán del Sur bajo el marco de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF) indican que, como resultado del conflicto, los desplazamientos, la destrucción de los mercados y la interrupción de los medios de vida, la seguridad alimentaria se ha deteriorado “de manera alarmante” desde el estallido del conflicto en diciembre de 2013.

Según ha anunciado la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), hay una alta probabilidad de que siga empeorando aún más en el segundo semestre de 2014, con un riesgo de un mayor deterioro que conduzca a la hambruna.

A través de proceso CIF en Sudán del Sur, se analizó información sobre alimentación y nutrición para apoyar decisiones estratégicas basadas en la evidencia. Los resultados se basan en el consenso técnico de una coalición de expertos que incluye gobiernos, la FAO, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), otras agencias de la ONU, organizaciones no gubernamentales y académicos. El CIF es el estándar mundial para medir objetivamente las condiciones de seguridad alimentaria.

La FAO ha destacado que ha habido un “aumento alarmante” en el número de personas consideradas en “fase de emergencia” CIF (esto es, en el nivel 4 en la escala CIF de 5), especialmente en las tres regiones más afectadas por el conflicto: Unity, Alto Nilo y Jonglei.

En la actualidad, alrededor de 1,3 millones de personas de una población de 11,5 millones sufre niveles de emergencia de inseguridad alimentaria. Además, otros 2,4 millones de personas están en la “frase de crisis” del CIF, lo que significa que necesitan asistencia urgente para salvar vidas y proteger medios de subsistencia.

En conjunto, más de un tercio de la población total de Sudán del Sur se enfrenta a “excepcionales niveles” de inseguridad alimentaria.

El análisis del CIF indica que hay algunas poblaciones de las zonas afectadas por el conflicto que, a menos que reciban ayuda en los próximos meses, “probablemente se enfrentarán a la hambruna”.


Comparte este articulo