Liga, Real Madrid: Lisboa merece esperar

Comparte este articulo

Si en el tren de vuelta a Madrid eran todo rostros de preocupación en el club blanco tras el empate en Valladolid, hoy son caras de alivio y de concentración.

Después del mal trago y el duro palo que supuso el gol de Osorio en el minuto 85 que prácticamente ha hecho decir adiós a las opciones del título al Real Madrid, y las bajas sufridas en la batalla pucelana de Pepe, Di María y sobre todo Cristiano Ronaldo, en el día de hoy dentro y fuera del vestuario se respira otro ambiente. Se ha conocido el alcance de las lesiones de todos los caídos en la guerra pucelana, y los resultados han sido mejor de lo esperado. Aparentemente salvo Pepe, que será duda hasta el último momento, Ancelotti podrá contar con todo su plantilla a excepción de Jesé, que tiene de baja muchos meses por delante, y de Xabi Alonso sancionado.
La buena noticia para el madridisimo y más tranquilizadora, fue la de ver las imágenes que pasó el Real Madrid en las que la gran esperanza blanca y el jugador más importante del último lustro del club merengue, Cristiano Ronaldo, realizaba carrera continua en el césped de Valdebebeas. Parece que el luso efectivamente se retiró del encuentro en Valladolid por precaución y sólo tiene una pequeña fatiga muscular que no le impedirá comandar a sus compañeros en el Estadio de Da Luz el próximo 24 de mayo en la cita más importante para el Real Madrid en los últimos 12 años. Aunque, en principio tanto el entrenador como el jugador, van a ir despacio y sin arriesgar y es muy posible que CR7 no vuelva a jugar en los dos choques ligueros para evitar cualquier riesgo innecesario.
Otro de los que preocupaba era el argentino Ángel Di María. Sin embargo tras las pruebas realizadas se descarta una lesión de gravedad ya que ‘el Fideo’ sufre un edema en el pectíneo, un músculo situado a la altura de la ingle, aunque se descarta la rotura. Se prevé que tampoco participe en los encuentros ligueros y fije su puesta a punto para la vital final frente al Atlético de Madrid.
Las otras dos bajas que estuvieron en la enfermería de Valdebebas antes del último partido en Valladolid, Bale y Carvajal, están casi en perfectas condiciones y de hecho podrían viajar a Vigo con el resto de la expedición de cara al penúltimo encuentro liguero.
Khedira y Arbeloa por su parte jugaron un partidillo ayer con el juvenil y ultiman su preparación para que si Ancelotti lo considera necesario u oportuno, puedan estar a las órdenes del míster italiano en el último encuentro de la temporada.
El único caso que parece más serio es el del central portugués, Pepe. Las pruebas médicas han confirmado la mala noticia, ya que sufre una rotura fibrilar de grado I en el gemelo de su pierna derecha y el tiempo estimado de baja son 2 semanas, hecho que deja su participación en el aire hasta el último instante.
Por todo esto, se vislumbra que ni los jugadores ni Ancelotti van a arriesgar lo más mínimo en los dos partidos de Liga que faltan antes de la gran final porque, Lisboa merece esperar.


Comparte este articulo