Ancelotti y sus once bomberos

Comparte este articulo

Mucho se ha hablado desde que acabó el encuentro de ida en el estadio Santiago Bernabéu, pero lo que está claro es que el partido va a jugarse en llamas.

A la finalización del mismo, en la cena del hotel, el presidente del Bayern Munich, Karl-Heinz Rummenigge, comenzó a prender la vuelta con un lanzallamas “el martes en Munich van a arder hasta los árboles”. Pues bien, el día ha llegado y Ancelotti ha intentado apaciguar ese supuesto incendio tirando de humor a su llegada a la capital germana asegurando que “Rummenigge dijo que iban a arder los árboles y está lloviendo”.
Para no quemarse entre tanto fuego, el técnico de Reggiolo ya tiene decidido su once. Aunque en esta ocasión no ha querido confirmarlo, cómo sí ha hecho en otras ocasiones, los bomberos que van evitar una hoguera en el Allianz serán prácticamente los mismo que consiguieron el 1-0 de la ida salvo por la entrada del recuperado Bale. En la portería, no quiere enfundarse el casco por última vez esta temporada Iker Casillas. En la retaguardia y manejando las bocas de incendio, estarán de nuevo Coentrao y Carvajal que intentarán repetir el maravilloso encuentro que cuajaron en la ida en el que apagaron a Robben y Ribery respectivamente. En el centro se colocarán a ser los jefes de equipo en la extinción, Pepe y Ramos, que intentarán mantener el fuego en brasas. Por delante se mantendrán Modric y Xabi Alonso con un extintor cada uno en lo que puede ser el foco del incendio para evitar cualquier conato de prender con mecheros o cerillas el choque. Las bandas serán ocupadas en el 4-4-2 por Di María a la derecha y Bale a la izquierda, para ayudar a que no se queme la arboleda de Coentrao y Carvajal. Y en la delantera, con la manguera en la mano, los dos bomberos más importantes en el trascendental choque de hoy, los encargados de silenciar y dejar en pie todo el bosque de Munich, Benzemá y Cristiano Ronaldo. El francés llega con la batería cargada tras su descanso el pasado sábado en liga y CR7 con la puntería afinada par a mandar el agua directamente al corazón neurálgico de las llamas.
Lo dicho, Ancelotti y sus once bomberos intentarán acabar con el calor bávaro y viajar así a un clima más agradable a Lisboa.


Comparte este articulo

Leave a Reply

Your email address will not be published.