Fiesta del cine, contra las salas vacías

Comparte este articulo

A causa de la subida del IVA, las salas de cine tuvieron una temporada cuyos precios era sumamente abusivos y elevados y si a esto le sumas el recargo que suponía disfrutar de una proyección en 3D o IMAX 3D o 2D, el resultado es que las mencionadas salas se quedaron prácticamente vacías pues la gente, tiene otras prioridades antes que la de acudir al cine a gastarse medio sueldo en ver una simple película.

Estaba claro que había que encontrar una solución y las dos cadenas de cine con más fuerza y presencia en Madrid y supongo que en el resto de España también, decidieron abaratar las entradas un día a la semana, los jueves, siempre y cuando fueras titular de una tarjeta gratuita que te dan las mismas cadenas. Tarjetas que, por otro lado, yo aconsejo tener ya que no cuestan nada, acumulas puntos para poder ver películas gratis y alguna que otra ventaja mas. A estos jueves de cine, les siguieron la Fiesta del Cine y los Miércoles de cine, día en el cual puedes disfrutar de una película por un precio de 3,90 euros 3D incluido,  o con un recargo muy pequeño tanto en 3D como en IMAX 3D y 2D. Y está claro que ha sido todo un éxito.

Y hablando del 3D. Este es un formato que no a todo el mundo le gusta pues algunos se marean o, simplemente prefieren ver la proyección por el metido tradicional. Pero a los que sí nos gusta este formato, y me incluyo en ese grupo, teníamos o bien que pagar un recargo enorme por ver la película asi o bien pasar del 3D e irnos directamente a ver la proyección en 2D. Resultado, la el publico pasaba de 3D, IMAX y de todo lo que supone un recargo tan enorme. Afortunadamente las salas de cine también se han dado cuenta de eso y ha tomado medidas que van desde no cobrar nada por ver la película en ese formato o cobrar mucho menos dinero por ello. Lo mismo se puede decir del IMAX tanto en 2D como en 3D.

Pero aquí se plantea una cuestión ¿que pasa los demás días de la semana? Sé de buena tinta que algunas salas cuando compras la entrada por taquilla, te dan un cupón para que vuelvas al cine por mucho menos dinero y esa es una buena medida, pues no consiguen nada con llenar el cine un día y tenerlo vacío el resto de la semana. También me parecen muy buenas medidas el ofrecer el cine mas barato a las personas jubiladas o mayores de 65 años, cuyo poder adquisitivo tal y como están las pensiones en este país es mucho menos.

En la última Fiesta del cine que tuvo lugar entre los días 31 de Marzo, 1 y 2 de abril la afluencia de gente fue tal que en la sala donde yo me encontraba para ver el Capitán América, estaban diciendo por los altavoces que ya no quedaban entradas casi para ninguna sesión o las que quedaban era ladeadas o muy cerca y además sueltas. Realmente en mi vida he visto tanta gente en el cine, bueno miento, sí la vi el sábado de estreno de Amanecer parte II ya que la película había creado tal expectación con la publicidad que habían hecho de ella que la gente no se aguantó y acudió a verla el fin de semana del estreno. Y lo mismo puedo decir de los miércoles, tanto es así que las cadenas de cine han decidido ampliar esta oferta hasta principios del verano. Supongo que luego se tendrán que inventar otra cosa porque sino con todo el dolor de mi corazón, ésta que firma volverá de nuevo a tener que privarse de su hobby favorito al igual que muchas otras personas.

Pero como digo estos miércoles en los cuales la entrada se está ofertando mucho más barata está siendo todo un éxito ya que las salas se llenan de una forma que hacía mucho tiempo yo no veía, sobre todo porque las empresas encargadas de facilitar la entrada por internet han puesto de su parte y no te cobran recargo por adquirir tu entrada por internet con lo cual resulta mucho más cómodo que tener que aguantar las interminables colas. Pero al igual que estas empresas dedicadas a facilitar la entrada por Internet han puesto de su parte, no lo han hecho alguna que otra distribuidora que ha puesto tantos problemas que una de las dos cadenas de cine se vio obligada a no proyectar en sus Salas El Lobo de Wall Estreet, supongo que no todo el mundo está dispuesto a ganar menos dinero solo por presenciar como el producto que ellos distribuyen o proyectan es valorado y visto. Porque hay una realidad y es que cuesta el mismo dinero encender unas luces y un proyector tanto si en la sala hay una persona como si está llena y es obvio que ganan más dinero si esta se llena aunque sea a un precio más barato y sacrificando así parte de su beneficio. Pero esto también tiene su desventaja, una desventaja que nada tiene que ver con unas cadenas de cine que hacen todo lo posible porque la gente podamos disfrutar de nuestros momentos de ocio, sino con la educación de la gente que acude a presenciar, o eso dice, una película.

Durante la última fiesta del cine y en la sala donde yo estaba viendo Capitán América en IMAX 3D, unos minutos después de que empezara la película accedieron por la salida de emergencia, salida que suele utilizarse para evacuar la sala una vez terminada la proyección, un grupo de gente que yo no sé de donde salieron pero entraron armando escándalo y se pasaron jorobando durante casi toda la película, paseándose de un lado a otro de la sala, hablando y jugando con un móvil ¿la razón?, solo ellos la saben. Resultado, que aunque disfrute de una película espectacular, a pesar de que en España parece ser que no tiene demasiado tirón, no pude disfrutarla a gusto ya que me quitaban con su escándalo la atención de la pantalla. Ustedes se preguntaran ¿por qué no se les dice nada? muy sencillo porque su respuesta puede ser tan…grosera y maleducada que es mejor callarse, así de simple. Es en estos momentos en donde yo echo de menos la presencia de lo que antiguamente se llamaba acomodador que en mis tiempos existía y que los hubiese echado del cine sin más contemplaciones ya que hay unas normas que no todo el mundo parece dispuesto a cumplir porque hoy, a causa de la falta de personal, nadie parece dispuesto a hacer cumplir.

En la ultima película que he ido a ver, Noe, cuál fue mi sorpresa cuando a mi lado se sientan dos matrimonios con bebés, y por bebés me refiero a niños que no tienen todavía uso de razón y que no saben ni andar. Si hubiese sido una película de dibujos animados, como ya se a lo que voy, me hubiese tenido que aguantar pero ¿en una película como Noe? ¿Qué hace un bebé en esa película? Ustedes me dirán que las madres tienen derecho a acudir al cine y si no tienen con quien dejar a sus hijos no tendrán más remedio que llevárselos y yo les contesto que vale, pueden tener razón, pero no es mi problema, mi problema es que yo he pagado por una película y quiero disfrutar de ella sin tener a mi lado a un bebé berreando porque directamente se aburre. Y encima tener que aguantar el cachondeo de los padres a los cuales parecía hacerles mucha gracia tanto la película como los berreos de los niños. Pero no acaba aquí la cosa porque en la fila de abajo había un grupo de personas con un móvil a los cuales les sonó y no podía ser más estridente la música. Vamos a ver ¿no saben que en una sala de cine lo primero que hay que hacer es silenciar el móvil? Y si te resulta más interesante estar viendo tu twitter o tu facebook, simplemente no entres al cine y deja que otro que posiblemente se haya quedado sin entradas por tu culpa, disfrute de la proyección.

Pero esto no se queda aquí, ya que no es la primera vez que en medio de la proyección de una película suena un móvil y el dueño del mismo se pone a hablar tan tranquilamente por él, a mi me sucedió en los Juegos del hambre, en Llamas. ¿Quién tiene la culpa de todo esto? En primer lugar el publico que lo consentimos y aguantamos sin protestar pues somos conscientes como ya he dicho antes de que nuestra protesta puede ser acogida con una sarta de insultos que es preferible evitar y además puedes contar con el desacuerdo de otras personas que como tú están viendo la película y a las cuales eres tu ahora la que molestas, por tanto a callar y a aguantar. Y seguimos teniendo la culpa nosotros ya que cuando salimos del cine no ponemos la correspondiente queja ante quien la tengamos que poner. Y siguen teniendo la culpa los responsables de la sala que no tienen personas encargadas de pasar de vez en cuando por la misma a ver que todo transcurra con normalidad. Pero en resumidas cuentas y falta de educación y civismo aparte, está claro que en un país con una crisis económica bestial, las Fiestas del Cine y ahora los miércoles de cine son todo un éxito y un acierto. Por lo menos en mi ciudad, Madrid, no sé qué pasará en el resto de las ciudades españolas.


Comparte este articulo

Leave a Reply

Your email address will not be published.