El Real Madrid se engancha a la Liga

Comparte este articulo

Tras muchos contratiempos en forma de lesiones, sanciones, malos partidos y duras derrotas, el Real Madrid ha sabido capear el temporal y seguir vivo en la competición doméstica. Todo era negro apenas hace 15 días tras las catastróficas derrotas ante el Barcelona y el Sevilla. Sin embargo, dos semanas y tres partidos después, nos encontramos ante un panorama bien diferente.
Los de Ancelotti saltaron al césped del Bernabéu entre aplausos y alegría 10 minutos después de que el Granada le hubiera ganado al Barcelona. Este hecho les colocaba con la oportunidad de volver a engancharse a la competición, ya que ahora sólo les hacen falta dos pinchazos del Atlético. Los jugadores madridistas no quisieron dejar escapar el favor blaugrana y desde el primer minuto buscaron la portería de Esteban. El Almería llegó al coliseo blanco con demasiado respeto y muy timorato, y eso muchas veces se paga en el feudo madridista. Con un Di María enchufadísimo y queriendo resarcirse de su mala actuación en Dortmund, los merengues empezaron a crear peligro cuando el propio argentino envió un balón al travesaño a los 3 minutos de encuentro. Las ocasiones se sucedían. Primero una de Benzemá, luego una de Isco y más tarde una clarísima de Bale hacían presagiar lo inevitable. Así, a la media hora de juego, Di María enganchó una pelota en la frontal y la envió lejos del alcance de Esteban. El 1-0 dio tranquilidad a los locales y con ese resultado se llegó al descanso.

Un paseo en la segunda parte
Tras el paso por los vestuarios, los blancos salieron claramente a sentenciar el choque. Corría el minuto 7 cuando Benzemá y de nuevo el argentino dibujaron una sensacional pared para que el francés dejara a Bale delante de Esteban y éste le fusilara haciendo el segundo. Tan sólo tres minutos más tarde, Isco se inventó una de sus genialidades dentro del área para batir por el palo corto al guardameta del conjunto andaluz. Ese tercer gol puso la puntilla a un Almería que ya sólo quería escuchar el pitido final del partido. Ancelotti quitó de inmediato a Di María, Bale y Coentrao pensando en la final de Copa del próximo miércoles en Mestalla. El canterano Morata, uno de los hombres que entró en ese segundo periodo, aprovechó la ocasión de que dispuso para cerrar la goleada madridista llevando el 4-0 final al electrónico. Con la victoria, los blancos adelantan al Barcelona y se enganchan de nuevo en la lucha por la liga.


Comparte este articulo

Leave a Reply

Your email address will not be published.