El tenista serbio se impuso en la final de manera fácil ante Rafa Nadal por un doble 6-3 en tan sólo una hora y veinticinco minutos.

La batalla se presentaba muy equilibrada después de haber llegado ambos jugadores al último encuentro del torneo con  bastante suficiencia. Sin embargo, y ante todo pronóstico, hubo un claro dominador en la pista de principio a fin. Rafa sólo pudo inquietar a Djokovic en el primer juego del partido cuando disfrutó de la que  a la postre fue su única bola de break del encuentro. El español realizó a continuación un magnífico juego con su saque, dominando con su derecha, pero sólo fue un espejismo porque pronto Novak rompió el servicio del balear y se puso con 5-2. A partir de ahí no tuvo más que conservar su saque para apuntarse el primer parcial por 6-3 en 39 minutos.

Sin cambios en el segundo set

Todo el mundo esperaba la remontada de Nadal tras el paso por la silla, pero nada más lejos de la realidad, ya que el tenista serbio lograría el break en el primer juego del set. En la pista se vio a un Rafa sin chispa, sin la energía que tan distinto le hace y tanto le caracteriza. A partir de ese momento, y con todo en franquicia para Djokovic, el nº 2 del mundo sacó a relucir su mejor repertorio de golpes para casi en un visto y no visto hacerse con su cuarta corona en Miami. También era la cuarta vez que Nadal sucumbía en la final de un torneo que parece resistírsele. Seguro que pronto se podrá quitar la espina el español, ya que ahora llega la temporada de tierra, donde el nº 1 del mundo  es claramente superior al resto y el gran dominador  de la superficie.

Djokovic

Categories: Uncategorized

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *